¿Por qué invertir en el agro en la Campaña 2014-2015?

  1. Por qué invertir en el agro

En un contexto pre-electoral con vistas a un cambio de paradigma político, nos encontramos frente a una nueva campaña agropecuaria, que ofrece un gran potencial y atractivos niveles de rentabilidad, si lo analizamos a mediano y largo plazo.

Por qué invertir en el agro

Si bien es de público conocimiento que los números coyunturales actuales no son los mejores, no debemos perder de vista frases de cabecera tan pronunciadas por los exitosos hombres de negocios, tales como “donde hay una crisis, siempre hay una oportunidad”. Esto significa que, cuando una actividad o mercado se encuentra en un momento de crisis coyuntural (o “en baja”) el análisis a largo plazo nos mostrará una oportunidad real de suba, al detectar que al negocio le queda todo por ganar.

En este momento nos encontramos en un punto de quiebre: un tipo de cambio retrasado, precios internacionales altos y la posibilidad latente de una apertura al mundo de las exportaciones post 2015, son factores que prometen hacer de la agricultura y la ganadería dos excelentes oportunidades de negocio.

La pregunta entonces es ¿cuándo es el momento indicado para entrar? La historia reciente nos muestra que en los primeros cinco años de la década 2000-2010 logramos lo que nadie hubiera imaginado en aquel diciembre de 2001 en el cual tuvimos 5 presidentes en un mes. Los que salieron ganando fueron los que supieron ver más allá y entraron primero. Aunque el contexto actual es diferente, el escenario nos invita a la analogía: se presenta una oportunidad para entrar y será difícil estar bien posicionados cuando el negocio despliegue todo su atractivo nuevamente.

El escenario de la Agricultura

Los precios internacionales se mantienen estables y la soja está en valores récord históricos.El girasol muestra excelentes perspectivas debido al aumento de la demanda internacional, como consecuencia del retiro parcial de Ucrania como productor. El trigo presenta muy buenas perspectivas por la inflexible y gran demanda interna de pan. A todos estos factores de incidencia se le suma un perfil de humedad cargado como pocos inviernos. Esto nos permite pensar que esta campaña puede ser un éxito si las condiciones macroeconómicas acompañan al clima y el cambio de política visualizado se convierte en un hecho.

El escenario de la Ganadería

En este negocio se nos plantea una situación muy similar a la descripta anteriormente, ya que los precios se ven todavía muy retrasados respecto al mercado internacional, aunque han subido de forma importante en los últimos meses. La existencia de una demanda interna firme e inflexible, sumada a una posible apertura de mercado para 2015, hace pensar que es una idea interesante tomar un posicionamiento estratégico durante 2014. A estos factores debemos sumar la calidad indiscutible de la carne bovina argentina en comparación con el resto del mercado latinoamericano, dando al negocio un enorme potencial de nuestro vasto territorio nacional.

Conclusión

Agricultura

  • Precios internacionales altos y sostenidos
  • Oportunidades reales en girasol (Ucrania)
  • Tipo de cambio retrasado
  • Excelente perfil de humedad para comenzar la campaña

Ganadería

  • Precios muy competitivos a nivel internacional
  • Tipo de cambio retrasado
  • Oportunidad de apertura de mercados internacionales (Asia, América del Norte, Europa)
  • Demanda interna sostenida e inelástica (Promedio 60 kg/habitante año hace más de 40 años)

CRISIS = OPORTUNIDAD

El sector no presenta los mejores números coyunturales, pero es una oportunidad atractiva para el que aún se encuentra fuera del negocio y quiere posicionarse en una moneda de cambio que seguramente se valorizará en los próximos tiempos.