Inversión y financiamiento para que Argentina alimente al mundo

Referentes del sector agropecuario y financiero brindaron un análisis sobre el rol estratégico de Argentina como productor de alimentos para el mundo.

Buenos Aires, junio de 2016. La tercera edición de “El Agro en la Bolsa” se realizó el miércoles 29 de junio en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires (BCBA), y en una mañana analizaron las perspectivas del sector frente a un auditorio a empresarios, inversores y profesionales del sector agropecuario y financiero.

En la apertura del evento, Adelmo Gabbi, Presidente de la BCBA destacó la importancia de las inversiones y el financiamiento a través del mercado de capitales en actividades productivas del país.

El primer panel estuvo a cargo del Ing. Agr. Fernando Vilella, Director del Departamento de Bioeconomía, Políticas Públicas y Prospectiva del Programa de Agronegocios de la Facultad de Agronomía de la UBA quien analizó la actualidad y el futuro del mundo de los alimentos. Con precisión y profundidad, explicó por qué Argentina está entre los pocos países que cuentan con los recursos, la tecnología y el potencial para alimentar a los países que no pueden autoabastecerse. Afirmó que “solo el 10% de los países tiene excedentes de alimentos para abastecer al mundo y Argentina es uno de ellos”. También explicó que el aumento de población, sumado a los cambios de hábitos y de consumo, impactarán en un fuerte aumento del consumo de cereales y proteínas, precisando que “para el año 2030 solamente Asia necesitará alimento para 900 millones de personas”. En este contexto, destacó los grandes avances de tecnología sustentable que existen en nuestro país y la necesidad de inversión para potenciar el desarrollo y el conocimiento, en un contexto altamente competitivo.

A continuación, Carlos Pirovano, Vicepresidente del Banco de Inversiones y Comercio Exterior (BICE) y Consejero Titular de Garantizar SGR, habló sobre la política de financiamiento a la producción que se está definiendo para dar profundidad y estabilidad a las empresas. Precisó que “debemos pensar en el sistema financiero en su totalidad: con tasas de ahorro positivas, rentabilidad y alternativas de crédito”. Para ello, explicó que se creará un sistema alternativo financiado desde el gobierno, con tasas subsidiadas orientadas a distintos niveles de sectores y productos de inclusión financiera para las Pymes. En este marco, mencionó el financiamiento público a mediano y largo plazo, que será complementario a los instrumentos de corto plazo ya existentes. Por último, resaltó que actualmente hay financiamiento con tasas accesibles y animó a las Pymes para que se presenten sus proyectos.

Por su parte, Marcelo Mc Grech, Gerente de Agronegocios del Banco Galicia, destacó la identidad de los argentinos como productores de alimentos y enfatizó que “todos somos pequeños eslabones de una misma cadena que hoy en nuestra balanza comercial es uno de los ingresos más importantes es la exportación de materias primas del sector agropecuario”. En línea con Pirovano, reforzó que la banca privada debe complementarse con la banca pública, en instrumentos y plazos. Entre las herramientas de financiamiento tradicionales destacó el papel de los instrumentos a largo plazo para proyectos de inversión, con mayores beneficios para los que se orienten a la sustentabilidad y energías renovables. Como temas para trabajar a futuro remarcó la oportunidad de generar un mercado de futuros y opciones de volumen, que brinde liquidez, bajos costos y un marco de seguridad para el productor.

Finalizando el encuentro, el economista Javier González Fraga, remarcó la importancia de promover la inversión como herramienta impulsora del crecimiento, para reactivar la economía y el consumo. Resumió de los logros de los primeros seis meses de mandato, destacando el tipo de cambio libre y flotante, la quita de retenciones, el aumento de jubilaciones, el acuerdo con acreedores y la llegada de las primeras inversiones extranjeras para obras públicas. Luego, analizó los principales desafíos del gobierno. El primero es bajar la inflación y estimó que para fin de año será menor al 1.5% mensual. Otro desafío a corto plazo es bajar las tasas de interés, para aumentar la demanda de dinero e iniciar un ciclo que permitiría emisión no inflacionaria y reconstrucción de las reservas.
Por otro lado, el país deberá atravesar el proceso de atraso cambiario y esto llevará su tiempo, ya que en primer lugar debemos alcanzar un índice de inflación anual menor al 10%.
Por último, destacó la importancia de realizar inversiones en capitales de trabajo y tecnología, para aumentar el índice de productividad. En este sentido, remarcó que el blanqueo de capitales generará un marco propicio si se orienta a inversiones productivas, que serán rentables para quienes las realicen ahora.